Tradición y buena mesa en la Semana Santa bogotana

Bogotá, marzo de de 2018.

 

Llegan las festividades de Semana Santa y con ésta arraigada tradición religiosa vienen también las antiguas costumbres de la buena mesa. Las cocinas bogotanas se aprestan entonces a preparar sus recetas tradicionales y dar rienda suelta al gusto de sus comensales con los platos propios de la pascua y la vigilia.

 

La gastronomía se acomoda a las costumbres culinarias y a los alimentos permitidos durante el periodo sagrado del cristianismo, desde el punto de vista litúrgico, que va desde el domingo de ramos hasta el domingo de resurrección. Las prácticas religiosas ligadas a las vigilias y los ayunos, hacen relucir diferentes platos y maneras de preparar viandas, amasijos y dulces.

La comida, que suele ser un elemento fundamental a la hora de determinar los rasgos culturales y la tradición de una sociedad, tiene en cada región sus particularidades. La tradición del ayuno de carnes rojas, por ejemplo, está muy ligada a la religión católica, predominante en el país, y tiene que ver con la conmemoración a la pasión y muerte de Jesús, como señal de luto, ayuno, sacrificio y penitencia.

 

Por lo que, durante esta época de recogimiento y oración, se acostumbra a que el pescado, que adquiere una presencia notable, sea el plato principal y es cocinado y presentado de múltiples formas. Bagre, sardinas, pescado seco y bocachico, entre otros, son los más apetecidos.

 

Bogotá típica en gastronomía

 

Además de los platos con pescado, la ciudad se convierte en el escenario perfecto para ofrecer sus platos típicos como el exquisito Ajiaco Santafereño y otros representativos como los amasijos entre los que están las almojábanas y las arepas. Alimentos como la changua con huevos al desayuno; la sopa de pan en cazuela y la papa chorreada al almuerzo, son opciones gastronómicas no solo típicas de la región, sino ideales para cumplir con la tradición Santa.

 

Durante la temporada son muy comunes las  reuniones familiares en las que se da rienda suelta a la glotonería. Delicias como el chocolate o agua de panela calientes con queso, son opciones igualmente típicas para compartir a lo “cachaco”,  acompañados usualmente con buñuelos, o almojábanas. Estas “onces”, muy bogotanas, se pueden encontrar en la Puerta Falsa, el restaurante con más de un siglo de existencia en la capital.

 

En materia de dulces y postres, Bogotá tiene una oferta típica inmejorable. El tradicional dulce de papayuela, de breva, de mora; el arroz con leche, el merengón, el postre de natas, las obleas con arequipe y el postre de las tres leches son manjares tradicionales de las abuelas, así como los turrones, los caramelos y la cuajada con melao (de panela), delicias ofrecidas en los pueblos aledaños.

 

Bogotá diversa en gastronomía

 

Salir a comer en Bogotá se ha convertido en uno de los mejores planes de la ciudad. Cocina colombiana, peruana, thai, española, mediterránea, sushi, italiana, americana, serbia, libanesa, antillana, argentina, brasileña, pescaderías, cevicherías, comida orgánica, comida artesanal no convencional, en fin, Bogotá cuenta con una infinidad de restaurantes que ofrecen toda una variedad de exquisitos platos para los amantes de la buena mesa.

 

Más de seis zonas son reconocidas y recomendadas por agrupar restaurantes con excelente cocina en la ciudad: La Candelaria (zona C), La Macarena (zona M), Zona G, Zona T, Parque de la 93 y Usaquén, entre otras, son sectores que han ido creciendo y se mantienen gracias a calidad de su cocina y su servicio.

Comer en Bogotá es una experiencia irrepetible para vivirla porque su cocina está a la altura de cualquier ciudad cosmopolita; es un plan para cualquier día y hora, es uno de nuestros recomendado especiales para esta Semana Santa.  

2018-03-12T18:00:06+00:00